Mazatlán

Mazatlán  “Sin chamarra, sin corbata y sin pose”. Éste bien podría ser el lema de Mazatlán, un destino de playa, diversión y cultura sin pretensiones. Mazatlán es un eterno favorito de quienes huyen del frío y buscan un entorno cálido y acogedor. Dotado de una costa salpicada de paradisíacas islas, un hermoso paseo marítimo, kilómetros de playas doradas y lagunas azules, este sitio realmente hace honor a su apodo, "La Perla del Pacífico".

Al planear tus vacaciones, algunas veces tienes que decidir: ¿sol y arena o cultura e historia? Mazatlán es uno de los pocos destinos turísticos que ofrecen ambas opciones. En la nueva Zona Dorada, desarrollada en la década de los sesenta, encontrarás una gran cantidad de hoteles, tiendas, bares y restaurantes repartidos a lo largo de playas idílicas; al mismo tiempo, en el Viejo Mazatlán o el centro histórico la vida continúa como lo hacía antes de que los turistas llegaran a los mercados, cafés, iglesias y plazas sombreadas de los barrios tradicionales.

La influencia de inmigrantes europeos se hace patente en las tradiciones locales, en particular en un tipo de música que se convirtió en el sello del estado de Sinaloa. No te sorprendas si de pronto te encuentras bailando al ritmo de la banda, una melodía que inyecta energía latina a la música tradicional alemana llamada oompah. Típica de Sinaloa, la banda fue creada cuando los inmigrantes bávaros llegaron a la vuelta del siglo XX.

Pronto te darás cuenta de que los mazatlecos, como se llaman a sí mismos los locales, son amigables, divertidos y serviciales. Cualquier época del año es buena para merodear por cafés y restaurantes. Sin embargo, también puedes unirte a la celebración más famosa del pueblo, durante la cual los locales festejan y bailan en las calles: el carnaval, igualado únicamente por el de Veracruz.

Los mazatlecos se sienten orgullosos de la restauración de las mansiones del siglo XIX que se sitúan en el centro histórico. Imagina la combinación arquitectónica de los colores pastel de Miami Beach y los balcones de hierro forjado y patios lánguidos de Nueva Orleans. Los mazatlecos llaman este estilo neoclásico tropical.

Los amantes de la cocina se enamorarán de la variedad de restaurantes que aquí es posible encontrar, desde rústicas chozas en la playa hasta miradores iluminados con luz de velas. Los camarones se sirven frescos, y los talentosos chefs del poblado han dominado con maestría las recetas locales que los contienen. Disfruta estos frutos del mar empanizados con coco, marinados en jugo de limón (en cebiche), fritos con ajo y mantequilla, flameados con tequila, acompañados con una salsa diabla o simplemente al vapor.

Es fácil llegar a Mazatlán; puedes hacerlo a través de las autopistas, el aeropuerto internacional o la marina. Para pasar la noche, encontrarás desde pequeños hoteles familiares hasta lujosas propiedades en la Zona Dorada, que se complementan con cenas gourmet y spas.

Al asentarse justo al sur del Trópico de Cáncer, en Mazatlán el clima es semitropical durante todo el año. La temperatura varía de 25 a 30 grados centígrados. Con un promedio de 300 días soleados por año, aquí siempre encontrarás clima de playa. ¡No olvides tu protector solar!

Mazatlán cuenta con 18 kilómetros de arena suave, las altas para practicar el surf, el malecón más grande de América Latina, mariscos frescos y deliciosos, campos de golf excelentes, pesca de altura y hoteles para todos los presupuestos. Asimismo, este destino cuenta con un centro pintoresco con museos, cafés y restaurantes. Su faro natural rivaliza con el del Gibraltar, y su puerto es uno de los más importantes del Pacífico. La mejor época para ir a Mazatlán es, sin duda, el mes de febrero cuando tiene lugar su alegre y centenario carnaval.


Carnaval de Mazatlán: al ritmo de la tambora:

La fiesta máxima de este estado sinaloense es igual de alegre y pomposa que cualquier otra en el país, y a diferencia de otros carnavales, está cargada de cultura y tradición. El carnaval de Mazatlán tiene lugar los cinco días previos al miércoles de ceniza. Al son de la tambora (instrumento de percusión similar al tambor), miles de visitantes y nativos son atraídos hacia la fiesta más representativa de Sinaloa. En estas fechas se escucha por doquier la música de banda, popular en todo el norte del país.

Esta celebración, que cuenta con más de 100 años de antigüedad y tiene como escenario hermosas playas, se distingue además por contar con una gran variedad de actividades culturales, como certámenes de poesía, premiaciones de literatura, conciertos musicales, presentaciones de teatro y otros espectáculos artísticos de gran calidad. Quienes buscan reír como niños pueden participar en las tradicionales peleas de harina y confeti (en las cuales nadie gana ni pierde; la finalidad es, simplemente, divertirse).

Enrique Vega Ayala, Cronista Oficial de Mazatlán, describe el carnaval de Mazatlán de la siguiente manera: “no importan el confeti en la boca ni la harina en la cabeza, importa el estar allí, presente, sin inhibiciones, disfrutando la sensación de exceso, hasta vaciar el bolsillo o hasta agotar las energía


Moneda
: Peso
Tarjetas de Crédito
: VISA, MasterCard, American Express
Bancos
: Banamex, Bancomer, Santander, HSBC